domingo, 23 de septiembre de 2012

TELEVISION Adventure

Tengo la sensación de haberme detenido en el tiempo en el que me reconocía en lo que escuchaba ,en que me identificaba con ello como si de un espejo de lo latente en mí se tratase ; el impacto que producía en lo personal era tal que yo no tenía mas que aportar la propia vivencia – tal fue la identificación- para que la ecuación se visualizase perfecta , pues la percepción de las cosas se ampliaban sin atisbar frontera alguna ; me dicen en casa que a veces les da la sensación de que pierdo el pulso a la realidad pero sigo pensando que retrotraerme a otro momento pasado no significa necesariamente que pierda el hilo a esa sintonía . Hoy me encuentro con una especial dificultad y es que resulta demasiado escurridizo y difícil el poder capturar y aun más explicar la sensación que me produce escuchar la magía , solidez , sofisticación y singularidad del sonido característico de Television ; y eso que no traigo hoy bajo el brazo el Marquee Moon , magno e indefinible debut cuya influencia aun hoy se esparce sin límite sino este Adventure que carga con el lastrado estigma de ser su continuación , en cualquier caso ambos se antojan perfectos para eliminar cualquier intención fragmentaria y preconcebida , esa que ha dado siempre hachazo a cualquier atisbo de superar con extraordinario talento imaginativo las referencias más clásicas y comúnmente aceptadas por el gran público . Me animo a reivindicar las excelencias de Adventure primero porque objetivamente abundan en sus surcos y me sigue regalando grandes momentos de disfrute ( su interés aumenta con el tiempo ) y segundo porque sigo comprobando que queda normalmente relegado a un simple ejercicio de estilo tras la estela del irrepetible debut , milagro que no oculta la dualidad de la emoción humana , la orgánica y la intangible , disco totémico y esencial en mi trayectoria como aficionado. Es justo reconocer cierta frialdad en el sonido global del disco , pero ¡ojo ¡ es una frialdad engañosa , con trampa pues es flexible ; son los mismos ritmos – sólidos como el granito - insistentes y repetidos , pero abiertos y espaciosos para que los precisos y al mismo tiempo caóticos solos de las guitarras de Verlaine y Lloyd llenen de magia sus surcos ; y aunque dejen esas guitarras de estar en primer plano , la incorporación de teclados y mayor trabajo en los coros hacen de Adventure un disco climático , pulido e imaginativo ; y tenso , pues carga a sus espaldas serias desavenencias entre dos egos enfrentados en origen ; lástima , pues la carta de ajuste se nos apareció ya en pantalla irremediablemente poco después , tras unos todavía hoy extra-ordinarios y recordados conciertos en el Bottom Line en el verano del 78........ Adventure es otra nueva revelación del talento de un Tom Verlaine siempre huidizo y sinuoso ; quizá lo que le separe de Marquee Moon no sea otra cosa que el factor sorpresa y la urgencia ya que este nos cogió a muchos desprevenidos , y aun después de muchos años y alguna cana más seguimos con la boca abierta ; porque un disco que comienza con una sucesión de canciones como Glory ( iconoclasta aproximación al pop de Verlaine ) , Days ( canción que perfectamente encajaría en Marquee Moon , en ella se recogen todos sus fundamentos ) y Foxhole ( pegajosa y tenso entramado rítmico marca de la casa ) es una obra que no puede ser “ un disco menor de calidad dudosa por una producción errónea , cuyos temas son de dudosa inspiración… “ como he llegado a leer en algún sitio ; definitivamente algo falla al llegar a estas afirmaciones cuando estamos ante un clásico de emoción instantánea , de hecho muchísimas de las referencias con las que se nos calienta la boca palidecen ante el caos en orden que supone Adventure , en concepto y en ejecución , impecable ; porque aunque discurre intrincadamente hacia un tono más reflexivo ( la segunda cara lo es ) es un disco que suena como una unidad aunque cada canción soporte su propio estado de ánimo . Me fascina el modo en que estas canciones no conocen sus propios límites pues son expansivas ,se contraen , se retuercen , se aceleran o pisan el freno al antojo de un inspiradísimo y versátil Verlaine ; son ritmos de tempo constante que dejan espacio para la fría y conmovedora pasión que transmite este genio retraido y radiante ; un lenguaje nuevo y deshinbido que juega con la palabra y la pirotécnia de sus guitarras , climáticas y melódicas . Un ejercicio arriesgado del que no salen sólo indemnes sino con la señal de una victoria inacabada ; qué pena , qué pocos intentan hoy superar las barreras del convencionalismo y dar un paso más allá ……

2 comentarios:

  1. Pero que post más recojonudo de un disco que parece que nadie se acuerda de él. Abrazo, Jesús.

    ResponderEliminar